20 mil puestos de trabajo afectados por el cierre de gimnasios y centros deportivos

La industria de gimnasios y centros de entrenamiento deportivo del Perú se ha visto afectada debido a la pandemia del COVID-19, desde que inicio la cuarentena el pasado 16 de marzo, estos centros se han mantenido cerrados debido a las disposiciones dadas por el Gobierno. Sin duda, los más afectados tras el cierre de los locales son los trabajadores de esta industria quienes han visto sus ingresos reducidos debido al congelamiento de actividades.  

En nuestro país, según el último reporte (2019) del International Health, Racquet and Sportsclub Association (IHRSA), existen 1,818 gimnasios y centros de entrenamiento, que a la fecha se mantienen cerrados afectando a alrededor de 20 mil profesionales del deporte. Se debe tomar en cuenta que el número de peruanos que realiza actividad física, según el mismo informe, es decir la penetración de la industria alcanzó al 3% de la población el año pasado. Además de ser esta una industria que dinamiza la economía peruana y cuenta con un mercado que supera los US$199 millones.  

“Los trabajadores de los gimnasios y centros de entrenamiento están preparados para volver a sus labores, de la mano de todas las medidas de bioseguridad y salud que garantizan un espacio seguro y de bienestar. Nos consideramos aliados del Gobierno para ayudar a mantener un país saludable y los peruanos puedan ejercitarse de manera segura”, detalla Luis Lobato, gerente general de Smart Fit.   

Los gimnasios y centros de entrenamiento son parte de la solución y no del problema, porque el ejercicio contribuye a aliviar algunas de las problemáticas que se viven hoy, como es la prevención de sobrepeso y obesidad, hasta enfermedades como la diabetes e hipertensión, que se pueden controlar y combatir con la práctica frecuente del ejercicio físico. 

En este contexto, se debe impulsar la reapertura de gimnasios y centros de entrenamiento tomando en cuenta que en lo que va de la pandemia en nuestro país, el 85.5 % de pacientes fallecidos por COVID-19 padecían de obesidad, según el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef). Además, actualmente cerca del 70% de adultos, entre mujeres y varones, lo padecen, según datos Instituto Nacional de Salud.  

“Es fundamental que las personas tengan acceso a los gimnasios y centros de entrenamiento especializados, se debe considerar seriamente las ventajas y beneficios que traerán bajo esta coyuntura. En la nueva normalidad, es vital encontrar un equilibrio entre la salud y la economía, que funcione a favor de todos”, detalló Gigliola Aycardi, Cofundadora de Bodytech. 

“Estamos preparados para reactivar el sector, queremos que todos los profesionales del deporte reanuden sus actividades laborales, tomando todas las medidas de bioseguridad y salud para mantener la integridad de nuestros colaboradores y clientes, y aporten a mantener al país más saludable”, finalizó Jaime Yzaga, Gerente General de Sportlife Fitness Club.