Afganistán concluye las elecciones parlamentarias con tres años de retraso

Kabul.- Afganistán dio hoy por concluidas unas elecciones parlamentarias que llegaban con tres años de retraso y en las que depositaron su voto alrededor de cuatro millones de ciudadanos, un 45% del censo, en unos comicios en los que las amenazas del talibán fueron constantes.

“El proceso nacional ha concluido”, afirmó el presidente afgano, Ashraf Ghani, en un discurso televisado a la nación, en el que agradeció a los votantes que al ejercer su derecho mostraron al mundo que preferían “la democracia” frente a “la violencia”, reseñó Efe.
 “Habéis demostrado a los talibanes que no pueden controlar esta nación por la fuerza”,subrayó el mandatario al concluir una jornada electoral que no estaba prevista, pero que se decidió extender al no abrir ayer por motivos logísticos y de seguridad 401 de los 4.900 centros habilitados en 32 de las 34 provincias afganas.
 Durante la jornada del sábado, las largas colas frente a los colegios electorales fueron constantes, sobre todo en las ciudades, donde el proceso de votación se tuvo que prolongar hasta cuatro horas para que todos pudieran depositar sus papeletas.
 Sin embargo el esfuerzo por extender el plazo de votación no dio los resultados esperados, ya que “amenazas a la seguridad de alto nivel” llevaron a que finalmente el domingo solo abrieran 76 de esos 401 centros electorales, según anunció en una rueda de prensa en Kabul el jefe de la Comisión Electoral, Abdulbadi Sayyad.
 Para garantizar la seguridad en los comicios, el Gobierno afgano había desplegado 70.000 soldados y policías, lo que supuso un incremento de 16.000 efectivos respecto al anuncio previo.
 Pero ese refuerzo no impidió que ayer murieran al menos 27 civiles y nueve miembros de las fuerzas de seguridad y otras 126 personas resultaron heridas en cerca de 200 ataques talibanes, que también perdieron a 31 combatientes.
 Además hoy 11 civiles miembros de una misma familia, entre ellos seis niños, murieron por la explosión de una mina activada al paso del carro en el que viajaban en la inestable provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán.
Ningún grupo reivindicó el atentado, que se produjo sólo dos días después de que el talibán advirtiera a los civiles que por su seguridad no debían abandonar sus casas durante la jornada electoral.
El talibán  trataban así de boicotear unas elecciones parlamentarias que calificaron de “falso proceso”. Aún así eso no impidió que “alrededor de cuatro millones de personas” votaran en los comicios, según datos de la Comisión Electoral, lo que supone un 45% de los 8,8 millones de ciudadanos que se habían registrado para elegir a los 250 diputados de la Cámara Baja.
Elecciones previstas para 2015
 “Un éxito histórico”, afirmó el jefe de la Comisión Electoral, que destacó además que un 33% de los votantes eran mujeres. Algunos países como la India, con fuerte influencia en Afganistán, no tardaron en felicitar al pueblo afgano por unos comicios en los que demostraron su “resistencia” y ansias democráticas a pesar de la violencia terrorista.
 “Refleja el deseo y la fe en un Gobierno democrático y el rechazo a las fuerzas del mal (…) Esperamos que estas elecciones contribuyan al fortalecimiento de las instituciones democráticas y un sistema democrático más incluyente en Afganistán”, aseguró el Ministerio de Exteriores indio en un comunicado.
 Previstas inicialmente para el verano de 2015 pero retrasadas a causa de la precaria situación de seguridad, la inestabilidad política y los problemas financieros, las elecciones son vistas como una prueba para la frágil democracia afgana y como un test antes de los comicios presidenciales previstos para abril de 2019.
 Por primera vez desde el final de la misión militar de la OTAN en 2014, el Gobierno afgano fue responsable de las seguridad durante las elecciones.
 Los resultados provisionales serán anunciados el 10 de noviembre y los definitivos el 20 de diciembre, según la comisión electoral, aunque las elecciones han sido retrasadas en dos de las provincias.