Cerca del 50% de pacientes hospitalizados graves no tienen acceso una adecuada terapia nutricional en el Perú

Lima.- Los especialistas advierten que más del 88% de pacientes internados en UCI en Perú están en riesgo de desnutrición moderada y grave, una condición en la cual el organismo carece de los nutrientes esenciales resultado de los desbalances en su nutrición por procesos quirúrgicos o enfermedades crónicas o complejas durante su estancia en hospitales. Así mismo, según un estudio realizado en el Hospital Nacional Dos de Mayo, cerca del 50% de pacientes internados graves no tienen acceso a una adecuada terapia nutricional2

Al respecto, el Dr. Juan Carlos Plácido, presidente de la Asociación Peruana de Terapia Nutricional (ASPETEN), alertó que en el país “sólo existen 21 unidades de soporte nutricional para los más de 500 establecimientos de salud, de las cuales 12 se encuentran en Lima y 9 en provincias, una cifra inferior a la demanda de pacientes que lo requieren.

El experto indicó que más de la mitad de los pacientes al momento de ser hospitalizados ya tienen algún grado de desnutrición, y muchos de ellos “no van a poder recibir una alimentación convencional debido a su propia enfermedad o al tratamiento que recibirán durante su hospitalización, dentro de ellos están los posts operados, traumatizados graves, neonatos o aquellos que se encuentran en estado inconsciente dentro de su gravedad”. 

“Si el paciente no recibe una adecuada terapia nutricional y por el contrario durante su hospitalización va desgastando sus pocas reservas, ocurre lo que se denomina desnutrición hospitalaria, y esta es más evidente en los hospitales que carecen de unidades de terapia nutricional y metabólica”, expresó Plácido.

Por lo tanto, son más propensos a tener una recuperación lenta, a padecer infecciones intrahospitalarias e incluso a sufrir complicaciones como sepsis, insuficiencia respiratoria, úlceras por presión, entre otras, que pueden llegar a ocasionar la muerte de los pacientes. Por otro lado, incrementa la estancia hospitalaria y los costos del tratamiento y asistencia sanitaria del paciente en más de 308%. 

En ese sentido, el Dr. Plácido resaltó la necesidad de que las autoridades destinen sus esfuerzos a la creación de más unidades de terapia nutricional, que permitan reducir las brechas de acceso para estos tratamientos. “Es un tema que debería ser tomado como prioridad. Todos los hospitales de nivel III requieren contar con una unidad de terapia nutricional y metabólica que ayude a la recuperación de estas personas”, expresó.

Por último, señaló la necesidad de la creación de una normativa que estandarice todos los procesos de la terapia nutricional clínica, que permita a los médicos, nutricionistas, enfermeros, y químicos farmacéuticos contar con los insumos, herramientas, y equipos de alta tecnología necesarios para una atención óptima.