Coronavirus: pacientes con tuberculosis deben continuar sus tratamientos y evitar riesgos

Lima.- La ONG Socios En Salud (SES), resalta la alta prevalencia que esta patología aún tiene en el mundo y nuestro país. Recalca la importancia de garantizar los servicios y las operaciones esenciales para hacer frente a los problemas de salud prevalentes y continúen protegiendo la vida de las personas con tuberculosis (TBC) y otras enfermedades o condiciones de salud, sobretodo en momentos de pandemia por coronavirus (COVID-19).

Si bien la incidencia mundial de la TBC viene disminuyendo cada año, en el Perú, los casos de TBC multidrogo resistente (TBC MDR) y TBC extensamente resistente (TBC XDR) vienen en aumento. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), nuestro país representa el 13 % de los casos de la región con 32 000 casos nuevos notificados durante el 2019, aunque se estima que la cantidad real de casos es mucho mayor de acuerdo a la incidencia estimada para el país por la OMS de 120 casos por cada 100 mil personas.

Leonid Lecca, Director General de Socios En Salud, menciona que “solo en Lima y Callao se concentra el 75 % de los casos de TBC MDR Y TBC XDR, los tipos más mortales de esta enfermedad. A pesar de tener una tasa de curación alta de la TBC XDR por encima del 75 % en el país gracias a la introducción de nuevas drogas orales (iniciativa endTB realizada y liderada en el país por el Ministerio de Salud en alianza con la asistencia de Socios En Salud).

Uno de los factores preocupantes es el aumento de la resistencia a los fármacos habituales, además del reto de mantener una adecuada adherencia en los pacientes quienes reciben largos tratamientos (entre 18 y 24 meses). Ahora es un mayor desafío ante las medidas de aislamiento social contra el COVID-19, que podrían interrumpir el tratamiento de los pacientes con tuberculosis si es que no se toman las medidas y precauciones del caso, sobretodo del lado de los servicios de salud.

Del mismo modo, el también médico epidemiólogo manifestó que “las personas enfermas con COVID-19 y TBC muestran síntomas similares como tos, fiebre y dificultad para respirar. Si bien, las dos enfermedades atacan principalmente a los pulmones y, ambos agentes biológicos se transmiten principalmente a través de contactos cercanos, el período de incubación desde la exposición a la enfermedad es más largo y suele presentar un inicio más lento en la TBC, respecto al COVID-19”

No obstante, se prevé que las personas enfermas con tuberculosis y COVID-19 pueden tener resultados desfavorables en el tratamiento, especialmente si el tratamiento de la TBC se interrumpe. Se recomienda que los pacientes con tuberculosis deben tomar las precauciones recomendadas por las autoridades de salud para protegerse del coronavirus. Además, se solicita a los servicios de salud adoptar estrategias como el uso de tecnología para la supervisión y cumplimiento diario de la toma del tratamiento.

Asimismo, la provisión de tratamiento preventivo de la tuberculosis debe mantenerse como sea posible ya que beneficia tanto a los pacientes y al control de la epidemia de TBC, como a reducir el impacto negativo de la pandemia del COVID-19.

“En medio del miedo generalizado de la población, debemos evitar la estigmatización o discriminación de las personas afectadas por cualquiera de estas condiciones, a través del respeto a la confidencialidad y la protección de sus derechos humanos, entre otras acciones”, finalizo Lecca.

Cabe señalar que la TB ataca aproximadamente a 10 millones de personas de la población mundial y que 1,4 millones fallecen cada año a consecuencia de ella, incluyendo una de las poblaciones de más alto riesgo como los infectados con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).