Detenido por homicidio mujer en Roquetas apenas llevaba un año en España

ALMERÍA.- El gambiano de 34 años al que se considera autor de un delito de homicidio doloso y de robo con violencia cometido contra una mujer que residía en el barrio de las 200 Viviendas de Roquetas de Mar (Almería), que fue hallada muerta en marzo, apenas llevaba un año en el país cuando cometió el crimen.

“Lleva muy poco tiempo en España y ya ha cometido dos delitos de índole sexual”, ha apuntado en declaraciones a Efe el capitán José María Zaldive, de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, quien recuerda que el ahora detenido se encontraba en situación irregular en el territorio nacional.

Zaldive afirma que “no hay ningún indicio que indique que iba de manera premeditada a cometer el homicidio”. “No sabemos si hubo una discusión previa o la finalidad que tenía. Lo que sí sabemos es que la mató y se llevó parte de sus pertenencias”.

Así, insiste en que es posible que su intención fuese cometer “directamente el robo y el homicidio se produjo” y que en cualquier caso, antes de acabar con la vida de la mujer mantuvo relaciones sexuales con ella.

Precisamente, Zaldive destaca la dificultad que ha entrañado el caso, ya que en la habitación de la víctima, en la que se encontraba su cadáver se encontró ADN de diversas personas debido a que ésta se prostituía en la zona.

“Con posterioridad pudimos descubrir que varios objetos habían desaparecido de su habitación”, relata el capitán, quien precisa que durante el verano fue posible localizar a varias personas que habían adquirido dichos enseres a un subsahariano que “previamente había cometido un abuso sexual en la localidad”.

Esto permitió cotejar su ADN e identificarlo, aunque el hombre había desaparecido del lugar y se había refugiado en Alcútar, “una pequeña pedanía de la Alpujarra granadina”, a la que se trasladó sin “ningún tipo de apoyo económico o social”.

“Estuvo deambulando hasta lograr que alguien lo contratara para auxiliarlo en labores agrícolas”, ha narrado Zaldive, añadiendo que dicha persona le dejó “disfrutar de parte de la vivienda” en el campo en la que L.S. trabajaba.

Esto obligó a los agentes a crear un plan de cierre para evitar su fuga, que posibilitó en última instancia localizarlo oculto en el interior del garaje anexo a dicha finca, en la que fue detenido.

Posteriormente, una de las personas que le compraron los objetos de la fallecida lo reconoció en sede judicial sin “ningún género de duda”.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil junto con el detenido, fueron puestas a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cuatro de los de Roquetas de Mar, que decretó para L.S. su ingreso en prisión comunicada y sin fianza.