El desafío de ser mujer en la industria de la ciberseguridad

ESET, compañía de seguridad tecnológica analiza la situación y representatividad de la mujer en este sector.

Lima.- El aumento de los ciberataques ha hecho que el campo de la seguridad sea uno de los que más rápido crecimiento ha tenido dentro de lo que es la tecnología.

Poniendo la mirada en el rol de las mujeres en el campo de la seguridad, los datos nos confirman que, aunque actualmente existe poca representatividad del género, las predicciones aseguran que se alcanzará un 20% para este año, en comparación al 11% con el que finalizaba 2017. Aún con las cifras en alza, la falta de profesionales con habilidades suficientes para enfrentar la realidad que supone la ciberseguridad y la escasez del género femenino es un problema a nivel mundial.

El Reino Unido es el país que exhibe la mayor diferencia porcentual y salarial donde las mujeres representan el 8% de la fuerza laboral en la seguridad informática y ganan un 16% menos que sus colegas masculinos.

Ante la realidad descrita, Cecilia Pastorino, Especialista en Seguridad Informática y Vocera de ESET, es consciente de las diferencias de géneros en el sector y agrega que “No es casualidad que deban existir eventos, programas y fundaciones para promover a las mujeres en estas áreas”. A su vez, afirma que: “Además de ser importante analizar si se valora nuestra opinión igual que la de un hombre, si tenemos los mismos salarios o si se respeta a una mujer cuando está en un puesto de mando, hay una realidad que marca que existe un problema más profundo y es que hay muchas menos mujeres que estudian carreras técnicas”.

Por su parte, Denise Giusto Bilic, otra Especialista de ESET Latinoamérica, completa afirmando que “se ven vientos de cambio y la misma comunidad está aprendiendo a identificar y reprender individuos y organizaciones que se comportan de manera no ética”. La experta analiza la situación y añade que “no alcanza con simplemente contratar mujeres si luego serán forzadas a trabajar en ambientes hostiles donde la regla general es considerarlas inferiores, recibiendo menos paga y estando sujetas muchas veces a acoso de parte de sus pares”.

Situar al empleado en el centro de las estrategias corporativas y reconocer su valor para el emprendimiento y…

Posted by Nteve on Thursday, March 14, 2019