El origen de Riviera Nayarit: sembrar para cosechar

Riviera Nayarit, México.- A 14 años de nacimiento, Riviera Nayarit es un destino que brilla con luz propia. Un destino consolidado como una marca de lujo, una de las más importantes en México, abriéndose camino paso a paso a nivel internacional. Sin embargo, no siempre fue así. En 2007 —año en que se creó-, había pocas probabilidades de colocar una marca turística en el panorama nacional, sobre todo por la cercanía con Puerto Vallarta, un destino que entonces estaba en pleno boom, de ahí que nuestro principal reto era dejar de ser vistos como su satélite o suburbio. Nos preguntábamos cómo posicionarnos y lograr un diferenciador entre los destinos de playa existentes en México. Lo primero que necesitábamos entonces era un nombre para identificarnos, y fue así qué se tomó la decisión de hacer una marca “paraguas”. Se hicieron consultas con expertos en mercadotecnia, agencias de relaciones públicas y luego de varios sondeos surgieron algunos nombres de entre los que se eligió el de Riviera Nayarit. Aún recuerdo su gran debut en el Tianguis Turístico de Acapulco y el orgullo que sentíamos todos los que de una u otra manera estábamos involucrados en su concepción

En ese entonces el corredor turístico abarcaba 169 km, de Nuevo Vallarta a San Blas, pero fue en 2008 que se extendió hasta los límites con Sinaloa, para completar 307 km de costa. A raíz de esto surgió otro gran reto: ¿Cómo promocionar tantos pueblos costeros, incluyendo dos desarrollos muy grandes como Punta Mita y Nuevo Vallarta, además de la inversión de Fonatur en Bahía de Banderas? La respuesta fue y sigue siendo: estrategias y líneas de acción adecuadas para echar a andar la maquinaria de posicionamiento en el corto plazo; mucho trabajo de promoción, marketing y relaciones públicas, pero sobre todo pasión por el turismo y un profundo amor a “la camiseta”.

El camino no fue fácil para un servidor y el grupo de 45 hoteleros que en ese entonces confiaron en mí para llevar la marca a donde tenía que colocarse (junto con las facilidades que los gobiernos en turno nos proporcionaron), pero hoy por hoy puedo decir con satisfacción que este “hijo” que vi nacer hace 14 años ha crecido de manera integral, que gracias a los esfuerzos promocionales, Riviera Nayarit se colocó en el mapa de los destinos turísticos como el Tesoro del Pacífico Mexicano, y que así como hemos sorteado tantos obstáculos desde su creación, cuando muy pocos creían en él, así habremos de eludir este nuevo gran reto que nos ha presentado la pandemia del Coronavirus y las consecuencias que ha traído para todo el sector turístico en el corto, mediano y largo plazo.