¿Está su red WiFi lista para el futuro?

Lima.- La explosión del mercado de dispositivos móviles planteó un importante desafío, no solo para los operadores de servicios, sino también para las empresas, ya que los usuarios esperan que el acceso inalámbrico alcance niveles de performance y disponibilidad equivalentes a los de una conexión cableada. En este sentido, el acceso WiFi es el método de acceso móvil preferido en hogares, lugares de trabajo y espacios públicos.

En el ámbito corporativo, el concepto de Bring Your Own Device forma parte de esta tendencia de conectividad móvil generada por, entre otros, los smartphones y tablets. Estos elementos, hoy en día, son una extensión de nuestra personalidad y, en muchos casos, una herramienta fundamental de trabajo.

¿Cuáles son los desafíos que BYOD presenta desde el punto de vista del acceso WiFi?

El principal desafío es la diversidad de artefactos y la cantidad de accesos simultáneos que debe soportar una red WiFi.

En los últimos años, smartphones y tablets se han integrado al entorno de trabajo (ver Figura 2), aunque las características de transmisión (ganancia de antena y potencia del transmisor) de estos dispositivos son más limitadas que las de una laptop. Esto dificultará la planificación de una red WiFi, ya que se necesitarán más Access Points (APs) para asegurar cobertura y capacidad .

La cantidad de dispositivos móviles por unidad de superficie es otro de los desafíos que tienen las redes WiFi. Un ejemplo es el de auditorios, donde la cantidad de aparatos puede ser de 40 a 100 por AP. Para resolver esto se deberán utilizar APs de última generación, antenas direccionales y propiciar el uso de la banda de 5Ghz en lugar de la habitual de 2,4Ghz.

¿Las redes WiFi actuales están preparadas para BYOD?

Actualmente, la mayoría de las empresas disponen de conectividad WiFi en sus edificios, pero en muchos casos las redes se diseñaron para dar cobertura sólo en zonas puntuales como salas de reuniones y para notebooks, sin contemplar la diversidad de dispositivos que hoy existen ni la cantidad de accesos simultáneos que estos pueden generar. Además, las aplicaciones de voz y video, y la movilidad son hoy requerimientos fundamentales en redes WiFi y hace algunos años no lo eran.

Generalmente, las redes WiFi utilizan APs autónomos que trabajan como entidades aisladas sin interacción con los restantes APs de la red y sin inteligencia ni capacidad de adaptarse a las condiciones cambiantes de un entorno inalámbrico complejo como es el de RF (radiofrecuencia) en bandas no licenciadas (2,4 y 5GHz).

Además, muy probablemente las redes WiFi que se diseñaron hace 3 o 4 años se planificaron utilizando 802.11a/b/g. Si bien los nuevos dispositivos móviles 802.11n son compatibles con estos estándares legacy, la realidad es que una red sin soporte de 802.11n presenta muchas limitaciones frente a las exigencias de performance que exigen los nuevos aparatos.

¿Qué aspectos debería cumplir una red WiFi para soportar BYOD?

Las redes WiFi utilizan RF como medio físico de conexión, aunque es compartido y limitado. El uso eficiente y planificado permitirá un acceso estable y predecible del mismo. Actualmente, el estándar 802.11n ofrece características superiores a sus predecesores 802.11b/g:
– MIMO (Multiple Input Multiple Output): múltiples transmisores y receptores de RF en un mismo AP.
– MRC (Maximal Ratio Combining): permite mejorar la recepción desde el AP utilizando múltiples antenas receptoras. Esta tecnología utiliza los multitrayectos como un efecto positivo en la recepción.
– Beamforming: permite mejorar la transmisión hacia el cliente desde el AP, utilizando múltiples antenas en la comunicación.
– Multiplexación Espacial: cuando el dispositivo cliente (ej. notebook) dispone de más de una antena 802.11n, este mecanismo permite la transmisión de streams distintos por diferentes antenas.
– Combinación de Canales: dos canales adyacentes de 20Mhz se pueden combinar para establecer un único canal del doble de capacidad (40Mhz).
– Agregación de Paquetes: esta funcionalidad hace más eficiente el acceso al medio combinando múltiples frames o tramas en una más grande reduciendo así el overhead de la comunicación inalámbrica.

Estos aspectos permiten mejorar hasta siete veces la performance en relación a las tecnologías clásicas 802.11a/b/g, tanto para clientes legacy como para nuevos clientes 802.11n, lo cual es fundamental para afrontar el desafío de BYOD.

Actualmente se encuentra en desarrollo el nuevo estándar 802.11ac (Draft 4.0) próximo a ser ratificado, que plantea tasas de transferencia de hasta 1 Gbps en la banda de 5 Ghz. Según un estudio de In-Stat, se espera una adopción masiva de 802.11ac para 2015.

Para brindar acceso a dispositivos móviles probablemente se requiera agregar más APs a la infraestructura WiFi, dada sus pobres características de transmisión. Para determinar las zonas en las que se requerirá reforzar la cobertura es necesario realizar un relevamiento inalámbrico con herramientas específicas como AirMagnet Survey.

Donde exista una alta densidad de clientes, se requerirá también mayor cantidad de APs por unidad de superficie. Es muy difícil resolver este tipo de escenarios utilizando la banda de 2,4Ghz, dado que en esta frecuencia sólo se dispone de tres canales que no se superponen. Aquí es necesario pensar en un diseño utilizando 5Ghz. Esta banda ofrece 21 canales que no se superponen, facilita el diseño y permite evitar la interferencia co-canal en APs adyacentes.

Otra ventaja de utilizar 5Ghz es la posibilidad de agrupar canales de 20Mhz (channel bounding) y formar canales de 40Mhz como se prevé en la especificación 802.11n para conseguir mejores anchos de banda de transmisión.

Por último, las redes WiFi utilizan bandas libres de RF que propicia la existencia de interferencias. Esto se suma a las condiciones cambiantes en términos de propagación que presenta el RF, con lo cual el ambiente de las redes WiFi es muy dinámico y propicio a sufrir ataques de seguridad. Hoy es fundamental pensar en una infraestructura WiFi unificada en la cual exista una entidad central que tenga la inteligencia necesaria para tomar acciones preventivas y correctivas en este tipo de infraestructuras inalámbricas.

¿Cuál es el futuro del Acceso WiFi en las redes móviles?

WiFi tendrá un rol destacado en las comunicaciones móviles de los próximos años. Se prevé que en 2016 más de la mitad del tráfico de datos mundial se originará desde accesos WiFi (Figura 3).

Esta demanda impacta principalmente en el negocio de los operadores, que ven saturadas sus redes 3G. Por esta razón el acceso WiFi es una buena estrategia para reducir la carga de tráfico de las redes 3G/4G, principalmente en entornos indoor y de alta densidad de clientes, como centros comerciales, estadios e incluso hogares.

Este panorama plantea un futuro muy alentador para las redes WiFi que se encuentren preparadas, ya que existirán nuevas oportunidades de negocios, sobre todo para los operadores de servicios fijos y móviles, relacionadas con la “venta” de ancho de banda a otros operadores que no llegan con su red, o también poder descargar (offloading) el tráfico de datos de la red celular, para luego transportarlo hasta algún punto de interconexión.

Podemos concluir que nos encontramos frente a un contexto interesante y único para la industria que fabrica y comercializa productos y servicios relacionados con la conectividad inalámbrica, como así también para los usuarios, que podrán maximizar sus experiencias, sin importar el dispositivo y plataforma que utilizan.

DESTACADO
“WiFi tendrá un rol destacado en las comunicaciones móviles de los próximos años. Se prevé que en 2016 más de la mitad del tráfico de datos mundial se originará desde accesos WiFi”

logicalis