Expertos recomiendan posibles medidas preventivas ante desastres naturales

Los recientes hechos ocurridos en Ecuador y Chile, dos países cuya geografía ocasiona con frecuencia desastres naturales, nos llevan a pensar que es necesario realizar en el Perú un adecuado trabajo de prevención. La aplicación de la experiencia de Suiza y su Gestión Integral de Riesgos Naturales podría servir para evitar que se pierdan más vidas y se generen graves daños económicos por estas situaciones. Estos fueron los puntos centrales del Seminario “Prevención de Desastres Naturales, con especial atención al fenómeno de los huaicos”, desarrollado por la Cámara de Comercio Suiza en el Perú.

“El concepto de riesgo en Suiza tiene un fuerte enfoque en la prevención de desastres. Eso implica conocer las amenazas y los riesgos antes de que ocurran, y para ello es importante analizar y mapear todas las amenazas naturales como de huaicos, inundaciones, caídas de roca, deslizamientos, entre otros, y planificar medidas de mitigación”, señaló Georg Heim, Gerente General de Geotest, una de las empresas participantes en el seminario.

Estas medidas de mitigación pueden trabajarse sobre una planificación territorial que impida la construcción de edificios en zonas de alta amenaza, o también pueden consistir en medidas técnicas de protección para zonas ya pobladas. Todas las medidas técnicas tienen que justificarse con un análisis de costo-beneficio estandarizado a nivel de país. El concepto de Riesgo en Suiza también considera un sistema de alerta temprana cuando otras medidas de prevención no son factibles.

La Gestión Integral de Riesgos Naturales en Suiza fue plasmada en un proyecto piloto que forma parte del Proyecto Modernización de la gestión de recursos hídricos de la Autoridad Nacional del Agua (ANA). Esta obra consistió en la instalación de 22 barreras dinámicas en 9 quebradas del distrito Lurigancho-Chosica, siendo una de ellas la de mayor envergadura contra flujo de detritos de toda Sudamérica.

Estas barreras dinámicas, instaladas en las quebradas de Chosica, Carosio, Pedregal, Rayos de Sol, Mariscal Castilla, La Libertad, Santo Domingo, Quirio, La Ronda y Huampaní, están compuestas por una estructura de acero de alta resistencia. Ubicadas en la trayectoria de los desprendimientos, estas barreras buscan mitigar la energía con la que fluye el huayco, protegiendo a las poblaciones ubicadas en las zonas vulnerables.

Este tipo de trabajos deberían implementarse con visión a futuro, pensando en evitar que este tipo de desastres le ocasionen gastos al Estado, además de generar pérdidas humanas. Por ejemplo, los huaicos que ocurrieron en el año 2015 le ocasionaron al estado una pérdida de 200 millones de soles, mientras que el proyecto de Chosica representó una inversión de aproximadamente 20 millones.
“La colocación de estas barreras forman parte de una política de prevención que se está buscando desarrollar a raíz de los incidentes que ocurrieron durante el 2015. Ahora corresponde a los gobiernos regionales y locales continuar con estas instalaciones, porque es su responsabilidad mantenerlas”, señaló Juan Carlos Sevilla, jefe de la Autoridad Nacional del Agua.

El Seminario “Prevención de Desastres Naturales, con especial atención al fenómeno de los huaicos” también contó con la participación de representantes de las empresas Geobrugg Suiza, TDM Perú y Desnivel Perú, que se encargaron de fabricar los materiales utilizados para formar las barreras dinámicas para el mencionado proyecto piloto, así como de realizar los respectivos trabajos de instalación.