La manifestación de los «chalecos amarillos» en París degenera en violentos disturbios

París.- La manifestación de los «chalecos amarillos» en París, un movimiento que nació en protesta por el alza de los carburantes, ha degenerado en violentos disturbios.

Según los datos oficiales, 80.000 personas se han manifestado en toda Francia, frente a las 280.000 de hace una semana, lo que ha servido al ministro del Interior, Christophe Castaner, para hablar de «importante debilitamiento» del movimiento de protesta identificado con la prenda fosforescente obligatoria en todo vehículo.

Pero todos los focos han estado puestos en París, donde los «chalecos amarillos», hasta ahora más presentes en provincias, han querido llevar la protesta para hacerse oír cerca del poder.

La iniciativa ha acabado en graves enfrentamientos en los Campos Elíseos, donde grupúsculos violentos han lanzado objetos a los antidisturbios y levantado barricadas, y han sido respondidos por gases lacrimógenos, cañones de agua y cargas policiales. Veinte personas han sido detenidas, la mayoría por lanzamiento de objetos a la policía.