Métodos para aprender idiomas y ciencias, dentro y fuera de clase

Rusia.- Empezamos a aprender cómo es el mundo que nos rodea desde que nacemos. Los expertos dicen que el conocimiento básico que adquirimos en la guardería puede influir mucho en las elecciones que tomemos en nuestra vida adulta: en nuestra carrera, en nuestras actividades sociales y en nuestra forma de comportarnos. ¿A qué edad pueden los niños aprender idiomas extranjeros o nuevas tecnologías? Cada país tiene su librillo. En Rusia, los niños aprenden dos idiomas diferentes al suyo ya desde la guardería. Es algo cada vez más habitual. ¿Cómo funciona ese técnica?

Desarrollamos nuestra propia metodología que puede ser utilizada en cualquier parte. Aprender tres o, incluso, cuatro idiomas extranjeros no es un problema en absoluto. Además, aumenta la disposición del alumno a estudiar otras asignaturas”. Adamsky describe el planning diario de los niños así: “Digamos que la mañana comienza en inglés, luego hay clases”

Idiomas desde la guardería: La llave dorada

Janna Sugak es directora de la guardería: La llave dorada. Según Sugak, los niños desde muy pequeños, cuando llegan a la guardería, son capaces de “aprender un idioma extranjero. No se trata de aprender cosas de memoria. Ese enfoque no funciona en realidad. Hay que crear un juego de roles, con el fin de proporcionar un ambiente lingüístico, adaptado a la comprensión de los niños. De tal modo, que éstos actúen de forma receptiva y se sientan al mismo nivel que los adultos.”

Según los expertos aprender lenguas, estimula la actividad cerebral. Hay más de 8500 guarderías y escuelas multilingües, en ruso, en todo el mundo, sobretodo en Europa, Asia y América Latina.

Alexander Adamsky trabaja para el instituto de política educativa, Euroek. Afamsky explica que el método puede aplicarse en cualquier país: “Desarrollamos nuestra propia metodología que puede ser utilizada en cualquier parte. Aprender tres o, incluso, cuatro idiomas extranjeros no es un problema en absoluto. Además, aumenta la disposición del alumno a estudiar otras asignaturas”. Adamsky describe el planning diario de los niños así: “Digamos que la mañana comienza en inglés, luego hay clases de danza o teatro en francés, y al final del día los niños juegan, en un tercer idioma”.