MUNICIPALIDAD DE VENTANILLA PRESENTA AL CONGRESO INICIATIVA LEGISLATIVA PARA QUE GOBIERNOS LOCALES ADQUIERAN PLANTAS DE OXÍGENO

El alcalde Pedro Spadaro hizo un llamado al propio presidente de la República para que se dé prioridad y aprueben las facultades extraordinarias que ha solicitado para que todas las municipalidades del país puedan por emergencia, adquirir, implementar, mantener y administrar plantas de oxígeno medicinal.  Puntualizó que incluso se debe crear un banco de cilindros para que quienes no tengan los recursos, ni siquiera para alquilarlos, puedan beneficiarse canjeándolos directamente sin hacer colas de varios días.

El alcalde de Ventanilla explicó que la iniciativa legislativa aprobada por el concejo distrital se sustenta en lo que estipula el artículo 107 de la Constitución Política, y tiene por objetivo lograr que los gobiernos locales obtengan las facultades extraordinarias por emergencia para disponer de sus recursos para la adquisición, implementación, mantenimiento y administración de dichas plantas a nivel nacional.

En tal sentido, hizo un llamado al presidente Francisco Sagasti para que en Consejo de Ministros apruebe un decreto que permita obtener esta herramienta legal. Del mismo modo hizo lo propio con la presidenta del Congreso y las distintas bancadas, especialmente hacia los parlamentarios representantes de El Callao, quienes ya tienen el documento para que lo impulsen y se logre con primera prioridad el marco legal de sustento.

También fue enfático en exhortar a dejar de lado diferencias y sumar esfuerzos con todos los demás alcaldes, dirigiéndose directamente al presidente de la Asociación de Municipalidades del Perú (AMPE) para lograr el objetivo trazado en favor de la salud de la población y salvar vidas.

“Debemos tener una herramienta legal, no somos convidados de piedra, estamos en primera línea” agregó el burgomaestre de Ventanilla.

El alcalde Pedro Spadaro agregó que aún no hay respuestas concretas ante la iniciativa planteada, pero se ha avanzado ya en el  distrito con la conformación de un comité integrado conjuntamente por la sociedad civil, la iglesia Católica y la autoridad municipal, que tendrá a su cargo todo el proceso de adquisición, implementación, mantenimiento y administración de la tan necesitada infraestructura.