Municipio de Chimbote debe reubicar a comerciantes desalojados de ex mercado ‘El Progreso’

El módulo de la Defensoría del Pueblo en Chimbote requirió a la Municipalidad Provincial del Santa disponer la pronta reubicación de más de 200 comerciantes que permanecen sin poder trabajar desde el pasado 3 de septiembre, luego que fuera clausurado el mercado El Progreso, donde permanecieron durante casi 40 años.

Según se explicó, la clausura del centro de abasto y su posterior demolición tiene como objetivo la construcción de un hospital en la zona contigua al área donde se ubicaba el mercado, el mismo que es financiado por el Programa Nacional de Inversiones en Salud (Pronis) con un presupuesto superior a los 50 millones de soles.

Sin embargo, debido a que las normas prohíben la presencia de zonas de abasto a menos de 300 metros de un centro de salud, se produjo al cierre de este establecimiento. Desde entonces, diversos comerciantes intentan vender sus productos de manera ambulatoria en las zonas cercanas, pero son constantemente desalojados por miembros del Serenazgo y de la Policía Nacional, lo que viene originando diversos episodios de violencia.

Mediante un documento remitido a la entidad, la sede de la Defensoría del Pueblo en Chimbote consideró que la Municipalidad Provincial del Santa debe buscar una solución inmediata a este problema originado contra comerciantes que venían trabajando de manera formal y que ahora se encuentran sin poder vender sus productos en un lugar seguro.

En el documento, la coordinadora del módulo de la Defensoría del Pueblo en Chimbote, Roslin Villanueva, indicó que las autoridades del Santa deben disponer la ubicación inmediata de un terreno que cuente con servicios básicos y todas las condiciones de salubridad para que pueda albergar a las y los comerciantes que han paralizado sus actividades desde hace más de dos meses.

De otro lado, la representante de la Defensoría del Pueblo hizo un llamado al diálogo entre las autoridades municipales y el grupo de comerciantes afectados con la medida de desalojo, a fin de evitar los conflictos que vienen ocurriendo en la zona. “Si bien es importante la construcción del hospital, la municipalidad debe reubicar a los vendedores para no vulnerar su derecho al trabajo», precisó.