Restaurante El Cortijo reabre sus puertas en el tradicional distrito de Barranco

Lima.- El famoso restaurante El Cortijo, inaugurado por Eduardo Muelle Maturana en 1957 y que se convirtió por 40 años en el restaurante más destacado de Lima, reabrió sus puertas después de 14 años para servir nuevamente sus tradicionales e inconfundibles parrillas de carnes, lomos finos, chorizos y morcillas; sus famosas ensaladas de rabanitos y apio; sus salsas inigualables y sus afamados panqueques acaramelados de manzana, que constituyeron sus marcas registradas en esas cuatro décadas.

El tradicional restaurante, ahora ubicado en el acogedor distrito de Barranco, presenta también su nueva especialidad: pollos al cilindro, preparados con la misma receta de los tradicionales pollos a la brasa, servidos hace más de una década, que prometen deleitar los más exigentes paladares, junto a sus mejores y características parrillas.

El Cortijo se destaca por su buena cocina. Asimismo, por dominar las técnicas de cocción de las carnes en su punto preciso, así como por seleccionar las mejores especias y carnes de primera calidad, que garantizan la satisfacción de todos sus clientes.

Al respecto, el gerente general, César Barrios, recordó que El Cortijo marcó todo un concepto nuevo al tradicional restaurante de carnes de la época, pues impuso la buena cocina y la calidad, que se mezclaban con un grato y acogedor ambiente. “Volvimos con la misma características de siempre y con las ganas de seguir atendiendo con lo mejor del restaurante para el deleite de todos los que nos conocieron en nuestra primera época y los nuevos clientes que, con seguridad, quedarán muy satisfechos por nuestra insuperable calidad, servicio esmerado y nuestros acogedores ambientes”, puntualizó.

Barrios recordó que El Cortijo trabajó ininterrumpidamente entre 1957 y 1998 para ofrecer a sus asiduos clientes las mejores parrillas y pollos a la brasa de Lima, lo que marcó toda una época. Esta huella, refirió, se mantiene en la memoria de los capitalinos, pues el lugar donde antes se ubicaba el restaurante y ahora funciona un centro comercial, en la avenida República de Panamá, sigue siendo llamado El Cortijo. “Esto, sin duda, nos llena de mucho orgullo y motiva a seguir posicionando el restaurante como en sus mejores tiempos”, remarcó.

Otra de las características que resalta en El Cortijo, creador del concepto Baby Beef en el Perú, es su clásico Bar,  acogedor, surtido y con una excelente atención a cargo del mismo barman que destacó por cuatro décadas en el establecimiento y sirvió a las personalidades más emblemáticas del país.

En la actualidad, El Cortijo se ubica en una casona barranquina, Calle Montero Rosas 121, Barranco, al costado del Museo de Osma, adonde se puede acudir de martes a sábado para almorzar y cenar. Mientras, los domingos y lunes se atiende sólo almuerzos.

786uhynn