Sector belleza se suma a propuesta de CONFIEP sobre la compra de vacunas

La Asociación Peruana de Empresarios de la Belleza (APEB) se suma al pedido de la CONFIEP en importar vacunas contra la COVID-19, con el objetivo de salvaguardar la salud de sus trabajadores.

“La propuesta de la CONFIEP, agilizaría el proceso de compra y vacunación que sería aplicada de manera gratuita a nuestros trabajadores. Esperamos que el MINSA y las instituciones correspondientes puedan evaluar este pedido para que la reactivación del sector se realice adecuadamente”, refirió Rebeca Antezana, presidenta de APEB.

Por otro lado, la Secretaría General de la PCM, se comunicó el pasado 18 de febrero con APEB para comentarles que este miércoles 24 de febrero, la reapertura de los negocios del rubro será tema de agenda.

“La Premier Violeta Bermúdez, enterada de la caótica situación que vivimos, expresa estar de acuerdo con la reapertura, pero será decisión del Pleno del Consejo quien lo decida”, resaltó Antezana.

Los empresarios del rubro, están convencidos que los ministros, de manera unánime, votarán a favor, debido que APEB se ha encargado de hacerles llegar, vía correo institucional, toda la información técnica y legal que los ampara haberse ganado el derecho a trabajar en cualquier circunstancia sin poner en riesgo la salud pública.

Cabe mencionar que no hay casos COVID registrados en ningún local del rubro por lo que la asociación, apela al buen juicio del Consejo de Ministros y que este 24 de febrero tomen la decisión de reactivarlos. Además, se compromete a seguir trabajando bajo exigentes protocolos de bioseguridad tal como lo hicieron en la segunda fase en el 2020: previa cita, aforo reducido y servicios express en sus locales, sin poner en peligro la salud pública, tanto de los clientes, como los trabajadores.

APEB indica que el Perú es el único país en Latinoamérica donde no se permite trabajar a los salones de belleza. Aseguran que esta restricción resulta ineficaz pues genera informalidad, evasión tributaria y caos, sin contar los problemas sociales y psicológicos que están viviendo las personas que trabajan en este rubro.

Finalmente, invitan al Consejo de Ministros considerar el lado humano, pensando en el más de medio millón de familias que desean salir adelante a través de un trabajo digno.