Sordera infantil: Una detección oportuna puede cambiar la historia

La audición siempre ha sido un aspecto fundamental en el desarrollo de las personas. Y es en los primeros años de vida, en que un niño aprende a hablar imitando los sonidos a su alrededor y las voces de sus padres y de las personas que lo cuidan. Es por ello, que la pérdida leve o parcial de su audición, puede afectar su capacidad de hablar o entender el lenguaje, y esto hace que su desarrollo social, emocional y cognitivo se vean perjudicados.

La buena noticia es que los problemas de audición son tratables si son diagnosticados a tiempo. Una evaluación temprana es la clave para detectar algún problema en la audición de nuestros hijos. Por ello, es importante que la primera evaluación se dé durante las primeras 3 semanas de vida del bebé. Al respecto, la Dra. Andrea Calvo, Otorrinolaringóloga pediatra de la clínica Anglo Americana, brinda más información sobre el tema:

Causas de la pérdida de audición

La pérdida de audición puede afectar entre uno y tres de cada mil niños. Existen diversos factores que pueden ocasionar esta condición:

  • Nacimiento prematuro o un parto difícil y prolongado.
  • Si el niño tuvo restricción de crecimiento durante el embarazo.  
  • Antecedentes familiares de pérdida de audición infantil.
  • Infecciones durante el embarazo como meningitis, rubeola, toxoplasma, citomegalovirus.
  • Exposición del niño a sonidos o ruidos muy fuertes, incluso por un tiempo corto.
  • Si la futura madre ingiere medicamentos que pueden lesionar el oído del bebé (ototóxicos).

Dos pruebas sencillas y rápidas:

Anteriormente la sordera infantil, solo podía detectarse fácilmente alrededor de los 3 años, cuando los síntomas o los signos de alguna dificultad auditiva eran claros. Sin embargo, en la actualidad la sordera infantil puede ser diagnosticada a los pocos días de vida. Esto es posible mediante una prueba denominada Emisiones Otoacústicas.

Esta prueba es bastante sencilla y rápida. Consiste en tener respuestas del niño a estímulos auditivos, mediante un aparato que emite un sonido que hará que se produzca una especie de eco, el cual es analizado, para luego determinar una respuesta positiva o negativa a la prueba.

Otra, es la prueba de potenciales evocados auditivos, que evalúa la respuesta al sonido del nervio auditivo y del tronco encefálico. Durante esta prueba el bebé lleva puestos auriculares en los oídos y electrodos en la cabeza. Esto no le causa ningún dolor. Los electrodos se adhieren y se desprenden fácilmente y no deben causar molestias. Si las pruebas son satisfactorias, el menor seguirá con sus consultas pediátricas de rutina.

Tratamiento de la hipoacusia: ¿Qué podemos hacer?

El tratamiento dependerá del tipo y grado de pérdida auditiva que tenga el niño. La pérdida de audición puede ser leve, moderada, severa o profunda. En algunos casos, la pérdida es progresiva (la audición es cada vez más deficiente) y en ocasiones es unilateral (un oído solamente).

Es importante realizar controles periódicos una vez hecho el diagnóstico y empezado el tratamiento. Asimismo, es importante como padres realizar chequeos de rutina con el pediatra y así ante cualquier signo de alarma poder trabajar con el otorrinolaringólogo para un diagnóstico e intervención precoz.

La Clínica Anglo Americana cuenta con la especialidad de Pediatría y subespecialidades pediátricas, desde las cuales se concientiza y atiende a la población sobre la importancia de una buena salud. El equipo de pediatría y subespecialistas pediátricos están siempre dispuestos a absolver las dudas de las pacientes a fin de brindarles información profesional que aseguren salud y calidad de vida.