Un Fórmula 1 en Gravedad Zero

¡Cero gravedad, cero problema! Aston Martin Red Bull Racing necesitaba un nuevo desafío después de romper récords en tres paradas en boxes esta temporada, y lo encontraron a una altitud de casi 33,000 pies a bordo del avión de entrenamiento de cosmonautas Ilyushin Il-76 MDK.

Con la ayuda de la agencia espacial rusa Roscosmos, el equipo llevó el automóvil RB1 2005 al Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Yuri Gagarin en Star City, donde probarían que el cielo realmente es el único límite. En el transcurso de una semana, 16 miembros del equipo de boxes tomaron un curso intensivo en entrenamiento de cosmonautas, preparándose para múltiples vuelos Cero-G en el fuselaje del avión junto con el auto F1 y un equipo de filmación de 10 personas.

Cada vuelo consistió en una serie de parábolas, con el avión subiendo en un ángulo de 45°, luego cayendo en un arco balístico, para producir un período de ingravidez de unos 22 segundos antes de la próxima subida. El auto y el equipo de F1 tuvieron que sujetarse cuidadosamente antes y después de cada período de ingravidez – nadie quiere que la gravedad regrese cuando un auto de 400 kg, las llantas y el equipo de boxes están a un metro de la cubierta.

Cada toma de filmación fue de aproximadamente 15 segundos. Esta es la actividad más exigente física y técnicamente que el equipo de demostración en vivo ha ejecutado.

Sin duda, fue una forma creativa de elevar el listón para un equipo de autos de exhibición de F1 que ha llevado autos a todas partes, desde el Himalaya hasta las costas del Mar Muerto, conduciendo a través de nieve, hielo y desierto. Poner sus cuerpos a través de las tensiones de Cero-G ciertamente dejó al equipo de boxes con un nuevo nivel de respeto por sus colegas cosmonautas.

 “Mi estómago estaba bien, pero sentía que mi cabeza iba a explotar. Se necesitaron dos o tres vueltas para entender lo que estaba sucediendo. Al principio, no podía pensar con claridad. Mi cerebro no pudo calcular lo que estaba sucediendo. He estado involucrado en algunos eventos especiales desde el escándalo del automóvil en Kitzbühel, hasta los lagos salados de Argentina, hemos estado en lugares extraños y hemos hecho algunas cosas extrañas, pero definitivamente esto es lo más extraño y definitivamente lo más especial. Simplemente no hay nada que se compare». – Mark Willis, Coordinador Equipo de Apoyo.

“Nos empujó más fuerte de lo que pensé. ¡Te das cuenta de cuánto confías en la gravedad cuando no la tienes! Te reta a pensar y operar de una manera diferente, y eso fue brillante. Fue una oportunidad única en la vida y, sinceramente, podría haberme quedado y haberlo hecho todo el mes. Fue increíble. Creo que es lo más divertido que ha hecho el equipo de demostración en vivo con un auto de exhibición”. – Joe Robinson, Mecánico Jefe Equipo Apoyo.