Uruguay niega el asilo político al expresidente Alan García

El Gobierno uruguayo ha denegado este lunes el asilo político al expresidente peruano Alan García, investigado por corrupción, al considerar que en su caso no existe persecución política y que en Perú “funcionan autónoma y libremente los tres poderes del Estado”, ha afirmado este lunes el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.

“Las investigaciones judiciales contra el expresidente Alan García no constituyen persecución política, tratándose de imputaciones vinculadas mayoritariamente a hechos económicos y administrativos desarrollados durante sus dos gestiones como presidente constitucional de la República del Perú”, ha agregado el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa.

García, según ha explicado el presidente Vázquez, deberá abandonar por sus propios medios la Embajada de Uruguay en Lima, donde se refugió la noche del pasado 17 de noviembre, día en el que un juez emitió la orden que le impide abandonar su país en los próximos 18 meses como investigado por colusión, lavado de dinero y tráfico de influencias, delitos ligados a la concesión de la línea 1 del Metro a la constructora brasileña Odebrecht, empresa con causas abiertas por corrupción en varios países de América Latina.

Pese a que García, una vez conocida la orden de arraigo, aseguró a la prensa que acataría la medida porque no era un deshonor permanecer en su país para presentar “las contrapruebas”, fue en ese momento cuando decidió refugiarse en la legación uruguaya.