ADEX propone el desafío de que el Perú sea un país desarrollado en el 2021

adexptro94

Durante la inauguración de su nuevo Complejo Empresarial Exportador, en el marco de su 40 Aniversario, el presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Eduardo Amorrortu, pidió trabajar de la mano, sector público y privado, para lograr que el Perú alcance la condición internacional de país desarrollado en el 2021.

En la ceremonia, que contó con la presencia del presidente de la República, Ollanta Humala y varios ministros de Estado, el líder exportador destacó que ese objetivo es factible con el compromiso y trabajo conjunto entre las autoridades políticas, el empresariado la ciudadanía y gracias a nuestras capacidades, tenacidad, creatividad y espíritu emprendedor.

La propuesta es mantener un crecimiento económico sostenido de 7% en los próximos años para que en el 2021, año en el que se celebra el bicentenario de nuestra independencia, el Perú pase a la categoría de ingresos altos (cuando el ingreso per cápita supera los US$ 20,000, según estándares del Banco Mundial).

Para lograr ese gran objetivo, el presidente de ADEX propuso crear una comisión nacional especial que tenga el encargo de conducir este acuerdo y lograr el compromiso formal de todas las instituciones representativas del quehacer nacional.

“Hace cuarenta años teníamos riquezas naturales pero enfrentábamos mercados altamente protegidos. Hoy tenemos recursos y mercados pero nos falta producir más y desarrollar nuevos productos. Abastecemos a menos del 1% de las compras de las 20 principales economías mundiales”, dijo.

Refirió que materializando nuestro potencial y aprovechando las oportunidades que nos brindan los mercados, en particular aquellos con los que tenemos acuerdos comerciales, podríamos fácilmente alcanzar la meta de los US$ 20,000 per cápita. Precisó que sólo trabajando en conjunto con el sector público se puede alcanzar esos objetivos, solo falta afinar el nivel de coordinación y acelerar el paso en la remoción de obstáculos y en el desarrollo de las diversas reformas y acciones pendientes.

Asimismo, dijo que se debe considerar prioritariamente medidas como suplir el déficit de infraestructura, avanzar en la reforma educativa y en el desarrollo de capital humano altamente capacitado; integrar y simplificar el marco jurídico a nivel micro sectorial para impulsar el desarrollo de sectores como el forestal, el acuícola, el agropecuario, el metalmecánico, entre otros.

También acelerar la reforma del sector público para reforzar la institucionalidad y la eficiencia; profundizar la flexibilización laboral y tributaria; combatir frontalmente la corrupción y la delincuencia, que afectan tremendamente la competitividad del país. Adicionalmente, continuar con las negociaciones comerciales con países como India, Rusia y Turquía, e intensificar la exploración de nuevos nichos en los mercados actuales, así como explorar nuevas oportunidades.

Calificación crediticia
Amorrortu mencionó que la decisión de Standard & Poor´s de subir la calificación crediticia de Perú a largo plazo a BBB+, ubicándonos en segundo lugar en América Latina y por encima de varios países europeos, es un reconocimiento al presidente de la República, a su equipo de trabajo, a los empresarios y a la ciudadanía.

En su discurso, el líder empresarial añadió que a la fortaleza de nuestras exportaciones tradicionales se suma el potencial de los productos con mayor contenido tecnológico, como factor clave para la inversión y crecimiento económico; así como, para el fortalecimiento del mercado interno a través de la generación de más de un millón de empleos directos y tres millones de empleos adicionales por medio de sus vínculos con el resto de la economía”, añadió.

También resaltó el poder descentralizador de las exportaciones que ofrece oportunidades de desarrollo a todas las regiones. “Apelando a algunas cifras para resumir lo avanzado. En 1973 el Perú exportaba alrededor de US$ 1,100 millones y tenía un PBI per cápita anual de US$ 1,200. Cuarenta años después, en medio de muy difíciles condiciones, tanto internas como externas, exportamos US$ 45,600 millones y nuestro PBI per cápita anual es US$ 10,940.

Subrayó que en la última década el Perú sostuvo un ritmo de crecimiento de 6.5% en el PBI y de 9% en las exportaciones; uno de los más altos del mundo, que se ha traducido en una reducción de la pobreza en 28 puntos porcentuales.