Al menos 900 familias del interior viajan a Lima cada mes por tratamiento de cáncer infantil

Lima.- Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), desde el 2019 se estima que en nuestro país cada año más de 1,800 niños, niñas y adolescentes son diagnosticados con cáncer, de los cuales al menos el 50 % residen al interior del país. Es así como, debido a la falta de equipos médicos y a la centralización de los servicios de salud, muchas familias deben viajar a la capital para recibir tratamientos médicos complejos.

En línea con ello, según cifras de la Iniciativa Mundial contra el Cáncer Infantil en Perú, durante el 2021 cada mes llegaron a la capital alrededor de 900 pacientes para ser atendidos. Esta situación genera a las familias una serie de gastos adicionales a los costos médicos u hospitalarios, como la alimentación, alojamiento y traslados; lo que representa una gran dificultad económica para muchas de ellas.

De esta manera, la existencia de casas de albergue u hogares de acogida que brindan ayuda al paciente y su entorno más cercano resulta fundamental; sin embargo, la capacidad general de los albergues disponibles en Lima es para 321 personas, que equivale aproximadamente a 160 familias y, teniendo en cuenta que la mitad de los casos oncológicos del país provienen de diversas regiones del país, resulta insuficiente.

“Cabe precisar de que estos datos son referentes a solo enfermedades oncológicas, ya que, ante otro tipo de enfermedades como cardiopatía, parálisis cerebral, entre otros, no existen investigaciones al respecto, por lo que deducimos que la demanda es mucho más grande” acotó Jonathan Rossi, director ejecutivo de la Asociación Casa Ronald McDonald de Perú.

Un hogar lejos del hogar

Precisamente, la Asociación Casa Ronald McDonald es un albergue temporal que desde 2014 a la fecha ha acogido a más de 7,500 familias cuyos hijos necesitan recibir tratamiento médico por enfermedades complejas como cáncer, cardiopatías, entre otras. Esta organización cuenta con dos sedes donde no solo facilitan la continuidad del tratamiento de los menores, sino que, además, cuentan con especialistas para ofrecer el soporte emocional necesario para afrontar la enfermedad.

“En Casa Ronald brindamos un hogar lejos del hogar. Los tratamientos médicos complejos pueden tomar varios meses y lamentablemente muchas familias no tienen los recursos para permanecer en la capital y se ven obligados a dormir en los pasillos de los hospitales. Hoy, con el soporte que reciben en nuestras casas, los padres tienen la oportunidad de mejorar su bienestar físico y emocional, y así poder enfocarse en el tratamiento de sus hijos”, señaló el director ejecutivo de la Asociación Casa Ronald McDonald de Perú.

Esta organización trabaja junto a importantes aliados como el Instituto Nacional de Salud del Niño de San Borja y el Hospital Edgardo Rebagliati de EsSalud. Asimismo, realiza diversas actividades para recaudar fondos que les permitan seguir adelante con su misión. Por ello, y con el objetivo de sumar a esta causa, el 9 de diciembre se realizará el Gran Día, una jornada de solidaridad que destinará el 100% de la venta de las Big Mac de McDonald’s a la institución.

“Invitamos a todos este 9 de diciembre a realizar una compra con propósito para que podamos seguir acogiendo a miles de familias de todo el país y haciendo realidad los sueños de más niños. Comprando una Big Mac puedes ayudar a que más niños y niñas permanezcan junto a sus familias”, finalizó Rossi.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube
Instagram