Actualidad

Caficultores promueven café sostenible internacionalmente

Perú.- Estados Unidos y Europa ya disfrutan del café de calidad que se produce en el Bosque de Protección Alto Mayo, ubicado en la región San Martín. Desde 2016 a la fecha caficultores locales han exportado más de 1,143 toneladas de su exquisito grano especial a los exigentes mercados.

Ahora los productores de café van en busca de nuevos mercados y cuentan con el respaldo de que su producción destaca por ser sostenible. Desde 2011 en esta área natural protegida 567 caficultores locales implementan sistemas agroforestales en el cultivo de café que les ha permitido mejorar la calidad del aromático grano y aumentar la producción; y además, evitan deforestar el bosque.

Gracias a la cogestión del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado, Sernanp, y Conservación Internacional se logró formar la Cooperativa de Servicios Múltiples Bosque de Alto Mayo (COOPBAM). Esta cooperativa es el principal exportador de cafés especiales a Estados Unidos y Europa.

Café de calidad

Gracias a la capacitación personalizada en técnicas agroforestales, el ecosistema del bosque ha permitido mejorar la calidad del grano convirtiendo al café del BPAM en uno sostenible y de especialidad, puntuando entre los 80 y 85 puntos de calidad en taza.

“Nos dimos cuenta de que, al cuidar el bosque, la calidad de nuestro grano mejoraba y por lo tanto mejoraban nuestros ingresos. Ahora queremos ir más allá y lograr capacitar a más productores para lograr un mayor volumen de producción y una mejor calidad”, afirma Joimer Vargas, catador de café y asistente del área de control de calidad de la Escuela de Catación BPAM- Sernanp.

La conservación del bosque no solo ha facilitado que cientos de familias caficultoras desarrollen su trabajo de manera sostenible, sino que también 112 familias obtengan y mejoren sus ingresos por la venta de miel de abeja nativa, 269 familias con la venta de pitahaya y, en los últimos años, 53 familias han empezado a trabajar con vainilla. Asimismo, 228 mujeres han conformado la Asociación de Mujeres Emprendedoras y Defensoras del Bosque de Protección Alto Mayo, favoreciendo al desarrollo de la región.

“El impacto no solo ha sido económico. Este esfuerzo ha permitido reducir la deforestación del BPAM en un 42 % y se ha logrado evitar que más de 7.6 millones de toneladas CO2 contaminen el ambiente, conservando la biodiversidad y permitiendo que la comunidad desarrolle actividades económicas sostenibles”, menciona Anton Willems, director de ejecutivo de Profonanpe.

Campaña #UnCaféParaConservar

Como parte de este desarrollo sostenible en la zona, el Sernanp, Conservación Internacional y Profonanpe, a través de la Escuela de Catación BPAM promueven la campaña de recaudación #UnCaféParaConservar en beneficio del desarrollo de las familias caficultoras del BPAM.

Estos caficultores, que exportan a nivel internacional, tienen como objetivo certificarse como catadores Q Grader, para mejorar su producción y calidad de cafés. De esta manera no solo incrementar los ingresos de la cooperativa y la comunidad, si no que además se puedan cubrir los costos de vigilancia y control del BPAM, garantizando condiciones adecuadas para la producción de este café sostenible y el fomento de actividades económicas compatibles con este entorno natural.

Las contribuciones podrán realizarse a través de la plataforma Perú por Naturaleza mediante distintos medios de pago como Yape, PayPal, transferencia bancaria, entre otros desde 5 soles.

Bosque de Protección

El Bosque de Protección de Alto Mayo (BPAM) comprende territorios de las provincias de Rioja y Moyobamba en el departamento de San Martín. Su extensión es de 182,000 hectáreas. Esta área natural protgida busca proteger las cuencas hidrográficas, la vegetación boscosa, la vida silvestre y los valores paisajísticos de la zona, para promover el turismo, la recreación, la educación, la investigación, a fin de generar beneficios para los pobladores locales.

El BPAM posee paisajes únicos y una alta diversidad biológica. Las pendientes pronunciadas de sus bosques nubosos o de neblina, fuentes naturales de conservación de recursos hídricos de las cuencas, son idóneas para la preservación de la vida silvestre y el manejo de sus valores escénicos y científicos.

Si bien su diversidad biológica ha sido poco estudiada, el BPAM ha sido considerado como una de las zonas prioritarias para la conservación a nivel nacional, debido a su ubicación al sur de la depresión de Huancabamba, además del endemismo en varios grupos de especies.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube
Instagram