Cámara de Comercio de Lima considera oportuno se destine recursos a reconstrucción del norte

La Cámara de Comercio de Lima (CCL) consideró positivo el anuncio del gobierno de destinar S/7.000 millones para el proceso de reconstrucción del norte del país, afectado por el Fenómeno de El Niño Costero el año 2017, pero señaló que parte de dichos recursos deben destinarse a las zonas del sur y de la selva que también han sido perjudicadas por desastres naturales.
“Saludamos el incremento de la inversión en reconstrucción, que pasa de S/ 2.000 millones en los dos últimos años a S/ 7.000 millones solo para este año. Esperamos que la ejecución de estos recursos, tal como lo indicó el presidente de la República Martín Vizcarra, se haga de forma más fluida y transparente, gracias a la articulación entre los ministerios y las autoridades locales y regionales”, precisó la presidenta de la CCL, Yolanda Torriani.
En ese sentido, Torriani sostuvo que si bien se piensa que el norte peruano requiere de un proceso de reconstrucción urgente luego del paso del Fenómeno de El Niño Costero, lo cierto es que el sur del país, específicamente Pisco, todavía no termina de levantarse del terremoto del 2007.
“A ello se suma el reciente terremoto en Alto Amazonas, en Loreto, donde se vio afectada la población de Yurimaguas. Allí también se requiere de procesos de reconstrucción”, anotó.
En ese sentido, para lograr un mejor uso de los recursos, la Cámara de Comercio de Lima consideró oportuno realizar una evaluación general en la que se identifiquen las zonas afectadas y las principales necesidades de la población, siendo el gobierno central quien emita una directriz de las acciones a ejecutar.
“En distintas partes del territorio nacional todavía la población percibe los daños generados por los desastres naturales. Por tanto, luego de estas experiencias, debemos ir estableciendo procesos de ejecución rápidos, eficientes y libres de cualquier acto de corrupción”, manifestó.
Finalmente, recordó que el Perú se ubica geográficamente en una parte del mundo muy propensa a sufrir la furia de la naturaleza, por lo que necesitamos una reacción más expeditiva para atender estas emergencias.
“No es posible que en el caso de Pisco hayan pasado más de 10 años y aún no se termine de reconstruir la infraestructura dañada por el sismo del 2007″, manifestó la dirigente empresarial.