Casi 25% de los contratos de alquiler en Lima se encuentra en situación de morosidad

Lima. – La situación económica que atraviesa el país (producto de factores externos, pero más de índole interno), está afectando a las familias peruanas, más a las que tienen a sus integrantes tratando de generar ingresos ante la situación de desempleo en la que se encuentran.

Es tan delicado el momento que, en cuestiones de alquileres de vivienda (casas, departamentos) y locales, se observa un incremento en los niveles de morosidad o falta de pago de las mensualidades pactadas por los arrendatarios con los dueños de los predios.

Según Maribell Jara Cheffer, especialista legal de Linares Abogados, del millón 200 mil alquileres que –aproximadamente- se tienen registrados solamente en el departamento de Lima, unos 300 mil se encontrarían en situación de morosidad o falta de pago.

Los datos, que son reportados por la web especializada www.inquilinosmorosos.com, refieren además que, a nivel de distritos de la capital, San Isidro, Lince y La Victoria son los que mantienen un nivel más elevado de morosidad (casi 10% en promedio), mientras que a nivel de departamentos del país, Lima registra una morosidad de 25%, seguido de Arequipa (15%), Trujillo (8%), entre otros.

Pero el problema no acaba ahí. Según Jara, es más que sabido que los inquilinos morosos no solo adeudan el alquiler, pues en algunos casos también han causado destrozos a estos inmuebles.

“Ya son comunes las denuncias contra inquilinos que, tras abandonar la vivienda o el local, se llevan los muebles, electrodomésticos y hasta los focos de las lámparas, o dejan rotos los vidrios, las puertas, los muebles manchados, los baños malogrados, etc”, explicó.

Ante ello, la especialista de Linares Abogados recomendó a las personas incluir en los contratos de arrendamiento una cláusula de garantía. Esta garantía, prosiguió, es una suma de dinero que el inquilino acepta entregar a favor del arrendador en respaldo del incumplimiento de sus obligaciones, o también para cubrir de manera suficiente los daños que se puedan generar en el bien por parte del inquilino.

Si bien no es obligatorio solicitar o pactar una garantía al momento de alquilar un inmueble, la también asociada senior de Linares Abogados, explicó que, sin embargo, esa una medida de prevención. “El monto de la garantía va a depender de diferentes factores, por ejemplo, del valor del inmueble o irá en proporción con la renta pactada”, enfatizó Maribell Jara Cheffer.

Agregó que, si bien nada impide que se constituyan garantías de forma posterior, lo óptimo es que sean exigidas al momento de celebración del arrendamiento, en vista que, una vez producido el incumplimiento, el inquilino no tendrá incentivos para constituir la garantía, y el arrendador no podrá exigirla sin el asentimiento de aquel.

En ese mismo sentido, Jara indicó que es muy importante contar con un registro de fotos y videos, para constatar cómo fue entregado el inmueble y cómo es recibido tras ser usado por el inquilino. También será importante elaborar un acta al momento de entregar o recibir el predio, y que ese documento esté firmado por ambas partes, anexando a él un juego de fotos y videos del estado del inmueble para que, de manera posterior (cuando se devuelva el bien) se pueda hacer la comparación y de ser el caso, sustentar cualquier retención de la garantía.

Asimismo, se devuelve la garantía en los casos en los que no se hayan presentado daños al bien por parte del inquilino o no se hayan presentado los supuestos que la garantía cubría.

Finalmente, en caso la garantía no sea utilizada y los arrendadores se nieguen a devolverla pese a haber concluido el contrato, ello no impide que se pueda imputar la garantía a la renta; por lo que, el inquilino puede acudir a una conciliación extrajudicial para el posterior proceso de obligación de dar suma de dinero, apuntó la especialista.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube
Instagram