¿Cómo financiar un negocio con impacto social?

Lima._ El acceso al financiamiento representa la principal barrera para iniciar un emprendimiento en Perú (58%), seguido por la economía del país (18%), los conocimientos requeridos (16%) y las tasas de interés (7%) según el reciente estudio “Emprendimiento en tiempos de inflación”, realizado por Ipsos. Pese a ello, el 47% de las personas encuestadas indica que emprendió un negocio en los últimos años, motivados por la pandemia y el 52% indica que es probable que lo hagan en el futuro cercano. El Perú sigue siendo uno de los países con mayor espíritu emprendedor e innovador, según el referido estudio.

Por otro lado, el INEI estimó que al segundo trimestre del año 2022 existirían poco más de 3 millones de empresas en el Perú y según las estimaciones de la Enaho el 96% serían mypes. “Dentro de este ecosistema de emprendimiento se encuentran aquellos que utilizan los mecanismos de mercado no únicamente para obtener lucro, sino también para generar impacto social sostenible y escalable, es decir los emprendimientos sociales “, señala Ingrid Claudet, gerente general de Fundación Wiese.

Frente a las barreras que enfrentan estos emprendimientos sociales para obtener financiamiento orientado a estabilizar y escalar sus negocios, la Fundación Wiese, señala algunas alternativas disponibles para estas empresas en tiempos de incertidumbre:

  1. Inversionistas ángeles. Son personas naturales que proveen capital semilla y mentoría a emprendimientos, además se ocupan de facilitarles contactos y consejo, normalmente a cambio de un porcentaje de participación en el negocio.
  2. Incubadoras y aceleradoras. Tiene el objetivo de promover la creación y el escalamiento de emprendimientos en sus primeras etapas, brindándoles espacios de trabajo, sesiones de mentoría y en algunos casos conectándolos con inversionistas a cambio por lo general de una participación en el negocio y/o en sus ganancias futuras. También brindan sus servicios de aceleración a terceros a cambio de una contraprestación económica.
  3. Concursos o premios. Creados por entidades públicas o privadas. El premio consiste en la entrega de un fondo no reembolsable luego de un proceso de convocatoria y evaluación de postulaciones. Algunos requieren una contrapartida por parte del emprendimiento, mientras que otros se orientan más a visibilizar y conectar a los emprendedores con el ecosistema de emprendimiento local.
  4. Banca especializada. Entidades bancarias que se especializan en micro y pequeñas empresas o que tienen productos financieros (líneas de crédito) dirigidos a ellas. Suelen exigir algún tipo de garantía e historial crediticio y cobran tasas de interés de mercado.
  5. Fondos de inversión de impacto. Entidades privadas especializadas que levantan capital paciente y proveen financiamiento, por lo general a tasas de mercado, para emprendimientos sociales que cumplan con ciertos criterios de riesgo e impacto preestablecidos. Aún es incipiente la presencia de estas instituciones en Perú.
  6. Programas de innovación social.  Son creados y financiados por corporativos, fundaciones u otras entidades sin fin de lucro, en el marco de su RSE o su fin institucional. Combinan procesos de convocatoria, evaluación integral, financiamiento y servicios de aceleración que ejecutan directamente y/o a través de terceros. Los esquemas de financiamiento que estos programas ofrecen a los emprendimientos sociales beneficiados suelen tener condiciones más flexibles y ventajosas que las disponibles en el mercado financiero (formal e informal); y la capacitación y acompañamiento profesional que otorgan conjuntamente con el financiamiento son gratuitos, contra compromisos formales de crecimiento e impacto. Adicionalmente, estas instituciones conectan a los emprendimientos con otras entidades y profesionales vinculados, fortaleciendo sus redes profesionales de contactos. Son todavía muy pocos los programas de innovación social en el país, pero cada vez existen mayor interés en el mundo corporativo y filantrópico por esta modalidad más sostenible de brindar ayuda.

Hace cuatro años, la Fundación Wiese fue la primera fundación peruana en crear un programa de innovación social integral y financiado en el marco de su fin fundacional. Actualmente, se encuentra convocando a la segunda edición del referido programa llamado “Fondo Emprendedor”, mediante el cual financiará con S/150 mil a emprendimientos sociales peruanos, brindándoles además capacitación y acompañamiento profesional durante 18 meses.

Para calificar, los emprendimientos interesados deben (1) ser entidades privadas constituidas en Perú, (2) declarar ventas anuales de al menos S/25 mil, (3) orientarse a su autosostenibilidad mediante una actividad comercial (ventas) y, sobre todo, (4) demostrar que son capaces de contribuir a resolver un problema social o ambiental que afecte a una comunidad vulnerable, a través de su éxito comercial.

Esta edición del Fondo Emprendedor cuenta con la participación y respaldo de Unesco, UTEC Ventures y W Capital, y bonificará a las empresas sociales que puedan acreditar algún tipo de vinculación con la revaloración y preservación de nuestro patrimonio cultural material e inmaterial.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube
Instagram