Edith González se despidió con un sonrisa al conocer que no le quedaba mucho tiempo

La familia de la actriz mexicana Edith González , quien murió el pasado jueves 13 de junio, jamás imaginó que su último ingreso al hospital fuera para despedirse de ella. Todos pensaban que la enfermedad había sido controlada, pero cuando conocieron que su sistema inmunológico había cedido, sabían que había llegado el fin.

Víctor Manuel González, hermano de la artista, contó que estaban confiados en su recuperación y destacó que la actriz, a quien detectaron cáncer de ovario en 2016, este año llegó a combinar su trabajo en el teatro con un programa de televisión, por lo que pensaban que todo andaba muy bien.

En una entrevista al programa Ventaneando señaló que lo único que le llegó a decir Edith es que se sentía un poco cansada y que quería encaminar su carrera hacia otro rumbo.

Sin embargo, un leve dolor de espalda y oclusión intestinal, que no le permitía metabolizar, la llevaron nuevamente a hacerse un examen médico. Ella había recaído y le quedaba poco tiempo de vida.

Su hermano contó que Edith González ingresó con una sonrisa al hospital y cuando recibió la noticia, no podía creer cómo reaccionó. “A mí me apantallo. La manera de enterarse y decirle al doctor adiós [con un gesto de la mano y una sonrisa] fue impresionante. Uno espera que te digan ‘ya no’ y entonces llores o digas o implores. Y ella lo que dijo fue: ‘mi misión es esta’ y volteó y dijo ‘gracias cuerpo’”.

Víctor Manuel dio a conocer que los médicos les indicaron que había otras posibilidades de aplicar una nueva quimioterapia para quitar el problema de los ganglios que se habían adherido al intestino, pero se presentaron otras complicaciones.