Judoca nacional, Fred Villalobos, desea convertirse en un ejemplo de superación y enseñar que la discapacidad no es incapacidad.

Aprendió a utilizar el sistema braille en el primer año de su etapa escolar. Su habilidad destacaba junto a la perseverancia que mostraba para ser el primero de la escuela. Más tarde, puso a prueba esa exigencia repartiendo su tiempo entre las clases universitarias y el judo.  

Actualmente, Fred Villalobos es un consagrado abogado y exitoso Para deportista, medallista de bronce de los Juegos Parapanamericanos Lima 2019, con un claro objetivo: clasificar a Tokio 2020. Aunque las nuevas restricciones por la emergencia sanitaria limitan su preparación diaria, él se las ha ingeniado para entrenar de manera virtual desde su habitación, en la Villa Deportiva Nacional (VIDENA). 

Desde ese espacio, analiza procesos judiciales y continúa dando asesoramiento de manera virtual como “conciliador”. Además, interactúa con sus seguidores y dicta charlas de motivación personal desde su celular, a través de una aplicación diseñada para quienes tienen baja o nula visión.  

Durante el alumbramiento, manipularon mis ojos y generaron que perdiera la vista. Pero eso no me ha frenado, no me rindo fácil. Quiero convertirme en un ejemplo de superación para las personas que tienen alguna discapacidad. Podemos estudiar, entrenar y tener una vida plena. La discapacidad no es sinónimo de incapacidad”, afirma.  

Fred Villalobos se considera una persona persistente, disciplinada y respetuosa. Todos esos valores, según cuenta, fueron inculcados en casa, gracias a la exigencia de sus padres. Ellos son su fuente de inspiración para seguir alcanzando objetivos profesionales y personales.  

Con humildad, apunto a lograr la clasificación a Tokio 2020. Quiero ser una persona que aporte a la sociedad. Por ese motivo, espero con ansias mi retorno a los entrenamientos en el Polideportivo 2 de la VIDENA. Es un escenario hermoso, bien cuidado y óptimo para mejorar mi rendimiento. Tenemos todo aquí. Deseo representar bien a mi país”, agrega.  

A fin de asegurar su clasificación a los próximos Juegos Paralímpicos, el exponente nacional planea participar en junio de un Open de Judo, a desarrollarse en Londres.  

Sería ideal seguir sacándole el jugo a esta infraestructura de primer nivel que tenemos, gracias al Proyecto Legado. Todos los Para atletas estamos contentos, porque ahora tenemos referencias o señalizaciones y barandas para poder desplazarnos sin dificultades. Luego, analizaré la posibilidad de realizar una base de entrenamiento en España”, agrega. 

A sus 31 años, Fred Villalobos sueña con seguir recorriendo el mundo representando al Perú, sin ponerse límites, con la misión de inspirar y contagiar su amor por el judo.