La digitalización de los almacenes será la tendencia tecnológica para la industria logística en el 2022

En el 2021 la industria logística se vio afectada por una crisis de contenedores y escasez de semiconductores para la manufactura de equipamiento. Actualmente en la región, se tienen miras de fomentar la inversión en tecnología para garantizar la continuidad de producción y un motor para la reactivación de la economía. Durante la nueva normalidad, el proceso de reactivación de actividades comerciales se ha reactivado de manera presencial, pero aún se mantiene en alza la demanda de implementación y mejora de los servicios de compra y entrega de manera remota. La crisis sanitaria ha facilitado el crecimiento acelerado de emprendimientos que han sabido implementar procesos de e- commerce dentro de su modelo de negocio.


Las empresas se han visto obligadas a destinar presupuestos en tecnología que les permita mantener un control de stock y almacenes más eficientes. Para poder suplir la demanda de esta nueva normalidad es necesario contar con la integración de herramientas tecnológicas: “integrar soluciones como PTL, Voice Picking, radiofrecuencia o incluso que complete todas las soluciones, como un WMS, puede parecer muy ambicioso, pero es un paso necesario porque hoy la directriz de la tendencia mira hacia la digitalización de los almacenes para disminuir los tiempos de respuesta y los márgenes de errores humanos”, expresa Ulrich Reiser, Country Manager de STG en Perú.

Planes y miras de proyección de STG en el Perú
Hoy en día ya no solo se trata del futuro de los almacenes, también del presente. La compañía señala que hace más de dos años tienen una trayectoria en soluciones en tecnología RFID. En el presente destinarán los esfuerzos a la siguiente gran solución tecnológica e invertirán un presupuesto considerable hacia el desarrollo e investigación de soluciones de robótica: “para nuestros clientes estamos desarrollando paquetes competitivos de soluciones WMS y planeamos seguir fomentando RFID para la automatización de la cadena de suministro, que ya de por sí la pandemia evidenció que es muy frágil por un cúmulo de factores que antes no habían sido debidamente identificados”, resalta el ejecutivo.

Futuro de la última milla
Las soluciones de última milla se encuentran en una alta demanda debido a la necesidad del rastreo y seguimiento en tiempo real de los servicios de delivery, a raíz del auge de los aplicativos móviles que permiten dar un seguimiento a los pedidos y compras en tiempo real: “el e-commerce debe garantizar que todos los productos en venta cuenten con un stock y que lleguen a sus clientes en un tiempo adecuado de entrega. Las empresas de mediana o pequeña escala que no tengan miras aún hacia esta digitalización o que busquen crecer en demanda, están apostando por la inversión en dispositivos móviles”, añade Reiser.

Las empresas pueden crecer rápidamente optimizando el centro de distribución para cubrir la alta demanda en tiempos cortos y teniendo como aliada a la tecnología.