Actualidad

Minsa promueve el consumo del arroz fortificado para la prevención de la anemia

El Ministerio de Salud (Minsa), a través del Centro Nacional de Alimentación, Nutrición y Vida Saludable (Cenan) del Instituto Nacional de Salud (INS), viene promoviendo el consumo del arroz fortificado, luego de que el gobierno aprobara el Reglamento de la Ley n.° 31348, que propone el enriquecimiento del arroz en el Perú y con ello contribuir a disminuir la desnutrición infantil y mejorar la nutrición y salud de la población a nivel nacional.

El director del Cenan, Walter Vílchez, comentó que el consumo de este producto no solo es una nueva estrategia de prevención contra la anemia por estar enriquecido con vitaminas A, D, E y del complejo B, hierro y zinc, sino que también promueve la alimentación saludable y contribuye con la seguridad alimentaria y nutricional.

Señaló que los principales alcances de esta reglamentación es que el arroz fortificado estará al alcance de la población en general, además del público objetivo de los programas sociales con los que se viene trabajando e impulsando su consumo.

“El Minsa ha trabajado las fichas de homologación que forman parte de las compras públicas de los programas sociales, y en ese proceso se inscribieron 100 productores quienes obtuvieron su registro sanitario y ahora son más de 250, y se prevé, tal como lo dice el reglamento, que los productores en un plazo no mayor de un año tendrán una línea de producción de arroz fortificado para el público en general”, aseveró.

El especialista comentó que la promoción del consumo de este producto se fortaleció en San Martín y Lambayeque con apoyo de las autoridades regionales y el PMA, en donde los principales productores de arroz hacen accesible, el arroz fortificado al consumo del público en general.

“A nivel país, el Minsa está comprometido a que sea masivo su consumo. Los productores están sensibilizados frente a la problemática de la anemia, nos hemos reunido y han manifestado su interés de participar en la prevención de la anemia, pero se necesita que la población conozca de los beneficios de este alimento fortificado para enfrentar las deficiencias nutricionales”, aseveró.

EL PROCESO

Por su parte, la nutricionista del Cenan, María Reyes García, recordó que tras la aprobación de la Ley n.° 31348, el Cenan determinó la composición mínima de micronutrientes (vitaminas y minerales) que la población requiere para mejorar su situación. Para ello, se desarrollaron distintas pruebas a nivel de laboratorio, pruebas de aceptabilidad y luego de obtener resultados satisfactorios se propuso la fortificación del arroz.

“Luego de la cosecha, la empresa molinera descascara y pule el arroz, los granos partidos o quebrados los convierten en harina, a la cual se le agrega los micronutrientes, luego pasa por un proceso de extrusión con temperatura caliente y se obtiene el grano símil que se mezcla con el arroz no fortificado por un tiempo determinado”, explicó.

En ese sentido, Reyes García aseguró que el Cenan, como parte de sus funciones, realiza la vigilancia nutricional, es decir; verifica que ese arroz que será consumido por la población y programas sociales realmente contenga los micronutrientes.

“La vigilancia del Cenan no solo es para el arroz fortificado, sino también para alimentos fortificados como la harina y sal, así como alimentos de los programas sociales, realizándose la inspección, muestreo y análisis de laboratorio para evaluar y certificar la calidad nutricional de alimentos para el consumo según la normativa vigente. Si hubiera incumplimiento se comunica a Digesa para la sanción respectiva”, dijo.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube
Instagram