Consejos clave para cuidarnos del sol de primavera

La primavera ha llegado y con ella el cambio de clima. Los días se vuelven más templados y empezamos a disfrutar más de días soleados, con lo que rápidamente abandonamos la ropa abrigadora y muchas partes de nuestro cuerpo se exponen a las inclemencias del sol. Sin embargo, es en estas épocas donde la mayoría de personas tienden a no dar el cuidado ideal a su piel y a no protegerse de los rayos solares, pues se suele creer que aún no hacen daño, pero la realidad es que aunque la concentración de rayos no es tan alta, son tan peligrosos como en verano. Esto se debe a que el 90% de la radiación UV puede penetrar las nubes, por lo que es recomendable usar la protección solar incluso en días nublados.

Si bien el cuidado de la piel se debe realizar durante todo el año, nuestra sociedad no está familiarizada con estos hábitos permanentemente. Por ello, la primavera, es una buena temporada para empezar a tomar conciencia e incentivar la adopción de comportamientos saludables para la protección de nuestra piel. En este contexto, Bahía Solar, con el respaldo de Laboratorios Portugal, comparte consejos claves para esta temporada:

  • Uso del protector solar: Debemos utilizar un protector solar de espectro amplio (para rayos UVA y UVB) con un factor de protección (SPF) adecuado para nuestro tipo de piel.
  • Aplicación correcta: La protección que proporciona los protectores solares depende en gran medida si se aplican correctamente. Este debe ser distribuido no solo en nuestro rostro, sino también sobre las zonas del cuerpo que con frecuencia nos olvidamos protegerlas como las manos, brazos, orejas, nuca, parte alta del tórax, dorso del pie, entre otros. Además, esta aplicación debe ser siempre media hora antes de salir, ya que se necesitan algunos minutos para absorber y el efecto sea completo. Es importante tener presente que, de continuar expuestos al sol, debemos re aplicarlo cada 2 horas y más frecuentemente si transpiramos, nos bañamos o secamos la piel.
  • Lentes de sol, ropa y sombreros: Los lentes de sol suelen ser nuestros aliados durante todo el año, pero con el incremento de la intensidad de los rayos solares en primavera y verano, se convierten en una pieza indispensables para nuestra protección. Para que cumplan su función es importante que cuenten con protección para rayos UVA y UVB. Nuestro atuendo debe ser fresco y de colores claros y protegiendo la mayor parte de la piel. Al usar sombreros estos deben ser de ala ancha para una adecuada protección.
  • Hidratación: Es importante que nuestra piel esté hidratada, no solo por fuera sino también por dentro. Por ello, es recomendable tomar en promedio 2lts de agua diariamente (el 80% debe ser agua). Esto permitirá que nuestra piel esté hidratada, más elástica, con mayor tolerancia a las irritaciones y por sobre todo, libre de las escamas superficiales de la piel seca, facilitando la aplicación, absorción y protección del bloqueador solar.
  • Alimentación: Es recomendable ingerir alimentos que contengan altos contenidos de agua, vitamina C, Beta caroteno, minerales como el zinc, aceites omega 3 y vitaminas del complejo B.