Escaldaduras en tu bebé ¿Qué tanto sabes de esto?

Las escaldaduras son muy comunes en los bebes, debido a que su piel no está totalmente desarrollada, lo que la hace más sensible y permeable que la de un adulto y, por ende, sumamente propensa a desarrollar dermatitis común (escaldaduras), infecciones por patógenos y bacterias, así como reacciones a productos químicos agresivos (alergias).

La mayoría de casos se origina en la zona del pañal y son provocadas por:

  • Las enzimas de las heces que irritan su piel sensible
  • La combinación de la fricción del pañal y la humedad (cuando el bebé se moja) hacen que los dobleces de su piel sean más vulnerables, aumentando la irritación
  • Los hongos que aman los ambientes húmedos y cálidos, y particularmente se reflejan en escaldaduras persistentes
  • Los ingredientes de algunos productos que se suelen utilizar como toallitas húmedas, productos para el baño, detergentes para la ropa, etc.

Una primera línea de defensa es utilizar una crema protectora, pero como los bebés son vulnerables a cualquier toxina y no pueden eliminarla de forma efectiva, la recomendación es utilizar una crema antiescaldaduras con ingredientes naturales, como es el caso de SUAVICEL que cuenta con:

  • Áloe vero para regresar la hidratación y frescura de la piel dañada
  • Caléndula para decirle adiós a la inflamación, enrojecimiento y deterioro de la piel
  • Vitaminas A, E y pantenol (B5) para reparar la piel, regenerándola y protegiéndola

Algunos consejos de la Dra. Marianggi Meléndez, pediatra y asesora médica de Suavicel son:

  • Cambiar el pañal de tu bebé con frecuencia, de tal forma de evitar la humedad y susceptibilidad a las enzimas.
  • Cuando se limpie la zona del pañal, darle un poco de tiempo al aire libre para asegurar que seque bien.
  • No ajustar mucho el pañal, solo lo suficiente para evitar fugas, pero no tan apretado como para rozarlo.
  • Evitar jabones, toallas y otros productos perfumados y con alcohol que puedan irritar su piel.
  • Probar diferentes tipos de pañal en busca del que atrape mayor humedad.
  • Bloquear la escaldadura utilizando una capa delgada y protectora de 𝐒𝐔𝐀𝐕𝐈𝐂𝐄𝐋 después de limpiar bien la zona y en cada cambio de pañal.
  • Los «remedios de la abuela» pueden ser útiles, pero su efectividad dependerá de la causa (humedad excesiva, fricción, irritantes, etc.) y del tipo de escaldadura (hongos, bacteria, eczema, reacción alérgica, etc.).