Ladrillos LARK invierte permanentemente en tecnología de procesos de producción

Ladrillos Lark, empresa número uno en fabricación de ladrillos en el Perú, siguió apostando por nuevas inversiones y modernización en su proceso de producción. Entre sus principales remodelaciones están el horno repotenciado, el cual tiene un proceso de quemado a gas natural al 100%, además de poner en marcha el nuevo secadero automático para ladrillos portantes y tabiques, evitando el proceso de secado natural.
Esto trae como consecuencia dejar atrás la energía calorífica de los combustibles fósiles. Este tipo de combustible y los materiales (arcilla, agua y fuego), que se usan para la fabricación de estos ladrillos, convierte a la empresa en el primer fabricante de ladrillos sostenibles con el medio ambiente y sobre todo ecológicos.
Con una inversión de 10’000,000.00 (Diez millones de dólares), la fábrica de ladrillos más importante del país continua con su crecimiento, fabricando 1500 toneladas por día en la Planta de Lima y 400 toneladas diarias en su Planta de Lambayeque, generando un crecimiento del 8% en lo que va este primer semestre y teniendo un 22% de participación en el mercado nacional.
“Estamos en continua innovación e investigación apostando por la modernización permanente de ambas plantas, generando ladrillos seguros, resistentes, económicos y de fácil maniobrabilidad para el maestro constructor a la hora de ejecutar sus obras,” destacó Alberto Chara, gerente comercial de Ladrillos Lark.
Este mes de octubre cumple 23 años de operaciones en el país, con una inversión desde sus inicios, superior a los 100 millones de dólares en maquinaria e implementación tecnológica, perfeccionando e incrementando la eficiencia productiva del sector en todo este tiempo de funcionamiento.
Cabe señalar que en los próximos 5 años, LADRILLOS LARK seguirá trabajando en la comunicación dirigida al consumidor final para cambiar el estilo de los constructores orientándolos al uso correcto de los materiales diseñados para cada finalidad. En la actualidad es muy común ver en las construcciones el uso de ladrillos de tabique en lugar de ladrillos portantes; esto a consecuencia de la costumbre del albañil de rebajar costos de construcción del usuario y su falta de conocimiento.