Dunia Felices: “Me alegra saber que inspiro a mujeres luchadoras, porque desde que te levantas hay que avanzar”

Se zambulle en el agua con la misma ilusión que la acompañó hace cuatro años, cuando por primera vez tuvo contacto con una piscina profesional. Dunia Felices sentía que su cuerpo volaba y su amor por este deporte comenzó a crecer, junto a las ganas que tiene por superar cada reto personal.  

Ahora, ella es en una consolidada Para atleta de alto rendimiento, además de medallista de bronce en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019, con un objetivo claro: clasificar a los próximos Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.  

Dunia Felices es considerada un ejemplo de superación. Sufrió la amputación de sus pies y manos a los 15 años, debido a los problemas que tuvo de niña y que desencadenaron en una vasculitis sistémica. Eso no la limitó, incluso cultivó el arte de pintar con la boca, una actividad que combina con el nado. 

“Desde que te levantas, tienes que avanzar. Cumplir todo lo que nos proponemos. Me alegra saber que inspiro a muchas mujeres luchadoras que quieren ser parte activa del deporte. Nadar me cambió la vida. Los resultados no llegan de la noche a la mañana, hay que ir paso a paso, siempre. Es importante respetar el proceso”, afirma.

Su vida transcurre entre el taller artístico que instaló en el distrito de Barranco y los entrenamientos controlados en el Centro Acuático de la Villa Deportiva Nacional (VIDENA), que administra el Proyecto Legado. Nada la detiene, porque Dunia es sinónimo de coraje y determinación.  

“Mi familia decidió que se me amputara las cuatro extremidades, porque podía perder la vida a raíz de esta enfermedad. Luego de ello, sentí que volví a nacer. Me acostumbré a mi nuevo cuerpo. Lloré mucho durante un día; sin embargo, me levanté y seguí luchando por mis sueños”, agrega.

ORGULLO POR LA INFRAESTRUCTURA LEGADO 

Actualmente, la exponente nacional ha intensificado sus entrenamientos en el moderno Centro Acuático, pues retornará a las competencias oficiales en el extranjero, a fin de sumar la mayor cantidad de puntos válidos para clasificar a los Juegos Paralímpicos.  

“Es un honor y orgullo entrenar en las instalaciones de Legado. Aquí gané una medalla para mi país. Tenemos una piscina hermosa. Las puertas de la VIDENA siempre están abiertas. Esto ayuda a mi entrenamiento porque este abril viajaré a Portugal y en junio a Alemania, pensando en clasificar a Tokio 2020”, apunta.

LADO ARTÍSTICO 

Otro de los objetivos planteados por Dunia Felices es seguir alimentando su faceta artística. Ella envía los retratos que realiza a Suiza, dos veces al año. De esta manera, su arte es reproducido en calendarios, tarjetas y diferentes artículos, los cuales terminan repartidos por todo el mundo.  

“Aprendí a pintar con la boca muy rápido. Tengo buen pulso. Es cuestión de práctica. Todo se aprende así. Agradezco a la gente que me da fuerzas para poder seguir, creen mucho en mí”, dice.

Con el carisma que la caracteriza, Dunia Felices seguirá trabajando por alcanzar la marca mínima que la lleve a sus primeros Juegos Olímpicos. Mientras tanto, seguirá inspirando con su amor por la natación y su fortaleza en la vida. 

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
YouTube
YouTube
Instagram